GRUPO THOMAS RADIO

17/06/2024 00:00 | Actualizado a 17/06/2024 00:00
Rafaela Alburquerque, mejor conocida como Lila, cree en el karma. Para ella este fue aplicado al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), organización que considera destruyó al Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), al que pertenece, y al Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Ahora el karma los está destruyendo, dijo.

“El karma es terrible, todo lo que está pasando ahora mismo al PLD… El PLD destruyó al partido reformista y al PRD, ley del karma. Ahora los están destruyendo a ustedes. Volvieron a su origen, doce diputaditos eran lo que tenían cuando yo los conocí, ahora trece”, agregó.

“Uno más, nada más. No me alegro porque ese partido me prestó su boleta y como me la prestó, yo soy respetuosa de los peledeístas y yo soy amiga del expresidente Medina. No es que me alegro, es para decir cómo la ley del karma funciona”, expresó Alburquerque.

En cuanto al partido reformista, que la llevó a su primera diputación en San Pedro en 1986, reconoce que en la actualidad no tiene una estructura partidaria. En estas elecciones, dijo que tenía un color, pero no un partido real que la sustentara.

“Lo que hace un partido no son los diputados que tenga la estructura los directorios, los subdirectorios, o como tú los quieras llamar. El mío (PRSC) dejó de tenerlo todo”, indicó, en una entrevista para Listín Diario.

Lila señaló que a largo plazo los que fueron primeros reformistas estarán repartidos en todos los partidos. “Yo te puedo mencionar la cantidad de hombres y mujeres con prestigio de este país que pertenecen al Partido Reformista o estuvieron en él… Ito Bisonó era reformista, y pudo haber sido presidente de la República, a través del partido reformista, José Hazim pudo haber sido presidente de la República”.

Dijo que, incluyéndose, han sido responsables de que el partido se haya destruido. Sin embargo, no cree que el PRSC vaya a desaparecer.

“El reformista no va a desaparecer porque es un sentimiento, pero sí me da pena, que nosotros hayamos hecho un trabajo tan negativo que hoy día seamos un partido totalmente minoritario. Joaquín Balaguer si revive, vuelve y se muere”, señaló.

INICIOS EN LA POLÍTICA
Lila llegó al partido después de que Balaguer fue al municipio de Los Llanos, en San Pedro de Macorís, de donde es oriunda. Allí inauguró una iglesia. Lila era jovencita, según describió, y al verlo pidió que la subieran a una silla, para que él la alcanzara a ver y cuando esto pasó le dijo que la calle estaba mala, que no tenían luz, ni una escuela.

“El doctor Balaguer dijo si esta muchachita la cultivamos, sale una buena dirigente, y desde ese día a la fecha he ido avanzando”, recordó.

Lila siempre será balaguerista, y según explicó él fue quien la convirtió en quien es en la actualidad.

“Yo soy muy balaguerista, al Balaguer que yo conocí, al Balaguer que yo quiero, el Balaguer que me hizo lo que yo soy, no es el Balaguer que otros ven. Yo conocí el espíritu de Balaguer, el alma del doctor Balaguer. Yo conocí el Balaguer humano, el que me dio la mano, del que guardo su reloj, que me regaló el día que yo me gradué de abogada. Yo estudiaba para maestra y el doctor me dijo tú no das para eso, tú eres pica pleito, y me cambió de carrera”, a lo que agregó que él le pagó la universidad.

Pero no solo Balaguer vio su vena en la política. También su madre, Isabel Castro, soñó que tenía una líder en casa, y que a ella le iba a tocar ese liderazgo.

“Trabajaba (su madre) con doña Emma Balaguer de Vallejo, hermana del ex presidente de Balaguer y me llevó esa rosa roja y me dijo eres tú y yo le dije y por qué tengo que ser yo y ella me dijo porque mi sueño yo vi que eras tú y me dio la rosa y después de eso hasta la fecha yo me hice política”, recordó.

Su primer período fue en 1986 hasta 1990, luego, a mediados de la década de los 90, ganó la diputación; sin embargo, Balaguer la envió como cónsul general en Hamburgo, Alemania, entre 1994-1997; luego, como cónsul general en Amberes, Bélgica, 1997-1998.

Para 1999 fue elegida como presidenta de la Cámara de Diputados, primera mujer que ocupaba ese cargo no solo en el país, también en toda Latinoamérica y el Caribe.

Explicó que días antes del 16 de agosto de 1999, pensaba que sería vicepresidenta de la Cámara de Diputados, pero Alfredo Pacheco, actualmente presidente de la Cámara Baja, le dijo que no, que sería ella quien ocuparía esa posición.

“Hubo un impasse y el presidente Balaguer te mandó a buscar y yo me fui con Pacheco, primero visitamos a Peña Gómez y después fuimos donde el presidente Balaguer y ahí él me dijo, no, tú eres la presidenta de la Cámara”, agregó.

Fue presidenta de la Cámara hasta 2003, y diputada hasta 2010, cuando perdió las elecciones, y fue nombrada como embajadora de Taiwán. Aunque en un principio se sintió rara siendo enviada a Asia, con el tiempo le tomó cariño a la cultura, el idioma, y la religión. En la actualidad practica el yoga y es vegetariana.

VOLVIÓ A REELEGIRSE EN 2016 Y 2020
Durante ese tiempo trabajó en un sinnúmero de proyectos, pero los que recuerda son los del Código del Menor, el 33% para la cuota de las mujeres en el Congreso Nacional y las casas de acogida para proteger a mujeres y menores de 14 años a su cargo, en situación de violencia extrema.

En esta ocasión, no planeaba postular. Uno de sus hijos, el exregidor Ynti Eusebio Alburquerque, le comentó que quería ser candidato a diputado con el PRD, y le dijo que debería retirarse y ponerse a cuidar a su familia.

Entonces, indicó Lila, “yo me quedé pensando y dije: “pero él tiene razón. Yo me debo de quedar…pero el Partido Reformista me motivó, me necesitaba, realmente, y yo acepté, él (su hijo) fue candidato en su mundo y yo en el mío, perdimos los dos la vieja y el joven, pero yo gané, porque ganó mi presidente que yo llevaba, ganó Luis, no perdí nada”.

Ahora ya no será diputada, pero acogió la derrota con alegría, “yo tomo mis vacaciones y vuelvo y gano”. Además, reiteró que tiene “su chiva amarrada” con el presidente Luis Abinader, y que está bien amarrada.

“Espero que no me la suelten. Yo le echo comidita ahí para que no se me muera… no, esa chiva está bien amarrada”, indicó.

UNA PISTOLA EN AEROPUERTO DE CHILE
Lila recuerda que en una ocasión tuvo que viajar a Chile, y para llegar hasta allí tomó dos vuelos, uno en escala en Miami. En todo momento llevó una pistola pequeña en su cartera, que olvidó sacar, pero no fue hasta cuando llegó al país suramericano que oficiales del aeropuerto la detuvieron por el arma que llevaba.

“Inmediatamente presa porque eso es una violación a la ley federal y me llevaron presa y (Norge) Botello y todos ellos se fueron para para su viaje y yo no; yo me fui para la cárcel”, recordó.

Luego regresó a Miami, en Estados Unidos, y a República Dominicana, pero en diciembre de ese año Balaguer dijo que tenía que ir a juicio en Chile. Cuando fue la descargaron por el porte de armas, aunque admitió que duró años viajando a Estados Unidos y que cada vez que iba la llevaban al “cuartico”. Pero ya eso no pasa.

Por el momento Lila está escribiendo un libro sobre su vida, que llevará de título: “Yo, Lila”.

Written by:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X